El "Oriente boliviano" representa un tercio del país y se extiende hasta menos de 500 metros de altura y se extiende desde las zonas inundadas, las sabanas y Amzonia, en un clima cálido y húmedo, tropical, lleno de recursos naturales, de culturas amerindias y coloniales, insectos, aves, mamíferos acuáticos y terrestres, frutas y flores.

Una Bolivia, inesperada, desconocida, complementaria a la del Altiplano, una explosión de colores, culturas y biodiversidad.

Santa Cruz, nueva capital económica de Bolivia, es una ciudad moderna, difícil de apreciar a vistazo, a pesar de la suavidad del aire, el calor de su vida nocturna y la frescura de sus piscinas.

Será una buena etapa hacia las Misiones Jesuíticas, una joya de la arquitectura barroca, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Además, cada dos años, se desarolla el festival internacional de música barroca en la región de la Chiquitania ... que no se puede perder para los aficcionados.

La arquitectura de las misiones de Chiquitos o Moxos, donde numerosos coros de los niños de pueblos alrededor tocan todavia en violines fabricados localmente, los aires compuestos por los misioneros jesuitas en el siglo XVI, eso les deslumbrará y encantará.